¡Al Norte! – con MG Soldurios

Pocas excusas necesitamos para hacernos una ruta Al Norte, sobre todo teniendo en cuenta que al placer de la propia ruta hasta el sitio (siempre encontramos excelentes carreteras secundarias), hay que añadirle que una vez ahí sólo podemos disfrutarlo al máximo.

Nunca hace demasiado frío. Nunca hace demasiado calor. Carreteras de montaña a cada paso, verdes bosques frondosos, ríos, vistas espectaculares… Y en ningún sitio se come como en el norte. ¡Ñam, ñam!

Así que, si además le añadimos como excusa la concentración de nuestros amigos de MG Soldurios, ¿cómo resistirse?

Y no nos resistimos, claro… ¡Y lo pasamos genial!

La concentración se ubica en Ruente, Cantabria, justo a la entrada del pueblo, en unas instalaciones que son perfectas para este tipo de reuniones: una zona donde ubicar la carpa donde se celebran las comidas y conciertos (y la cerveza, claro!), una zona donde se ubican los tenderetes, una estupendísima campa donde plantar la tienda junto al rio, entre los árboles (uy, que me pongo bucólicoooo), suficientemente alejada de la carpa como para que la música no moleste para dormir, pero cerquita como para que no te importe volver a la tienda a por cualquier cosita… Además (no es baladí) un amplísimo aparcamiento para que TODAS las motos queden cobijadas. 

Acampamiento muy bien situado y cómodoFresquitos a la sombraFresquitos a la sombra

Organización, ubicación, infraestructuras e intendencia, ¡todo de diez! ¡Enhorabuena, Soldurios!

Y a partir de ahí, súmale la ruta por la zona, subiendo hasta el puerto de Palomberas (¡Tenéis que probarlo! ¡Qué puertazo!¡¡Qué curvas!!) y bajando hasta Reinosa donde nos esperaba un piscolabis para restaurar energías. 

A la vuelta decidimos sorprender a unos cuantos (creo que no se escapó casi ninguno), agazapados en una curva (el balcón de La Cardosa). A los que venís buscando vuestra foto, pinchad aquí para verlas y dejadnos un comentario cuando la colguéis de Facebook, etc.

haciendo el cabra en la curva

Por la tarde del sábado, exhibición del Maestro de las moto-acrobacias, Emilio Zamora, quien, con lo difícil que lo tenía por el limitado espacio y el asfalto, hizo verdaderas cabriolas sobre su Ducati (con asiento de Lolo Pamanés, por si nadie se percató jejejeje) e incluso puso “en riesgo” a quien escribe saltando por encima de mi (en realidad, con un profesional de este calibre, riesgo… ninguno). Su parte del reportaje lo tenéis aquí.

haciendo el cabra en la curva

En fin. En resumen, viajazo de ida y vuelta, rutas espectaculares en la zona, nos pusimos como el quico de comer y beber (siempre después de aparcar las motos a pasar la noche, ya sabéis) y disfrutamos de los conciertos, ver a amigos, conocer gente nueva (Christian, John, Carlos, y un larguiiisimo etc.) y volvimos con ganas de mas.

… así pasó , que me retrasé en publicar esto porque el finde siguiente estuvimos en Motorbeach (Caravia).. jejeje

Como siempre, tenéis el reportaje gráfico completo en enfoqueatres.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *