Resumen de Mamuts 2019

Cada año nos gusta más organizar Mamuts. La ilusión y el esfuerzo que en ello ponemos vuelven multiplicados en las risas y buenos momentos que vivimos con vosotros. Y en la edición de este año, la más calurosa hasta el momento, ha sido una nueva demostración de esto.

Desde el viernes por la tarde empezaron a llegar Mamuts, tanto veteranos repetidores como nuevos Mamuts, dispuestos a responder por si mismos la pregunta de ¿qué es esto de Mamuts?

Como bien sabéis los que lo vivís con nosotros, Mamuts no es una concentración como tal. Aún estamos buscando cómo llamarlo… Reunión, evento, … nada parece ajustarse bien. Y es que a los moteros no nos gustan las etiquetas. O mejor dicho, no nos vale ninguna para describirnos del todo. Y Mamuts es igual. Da igual qué moto tengas (o incluso que no tengas moto), da igual de donde vengas, da igual quien seas. ¿Qué hay que hacer para ser Mamuts? Muy sencillo: vivirlo con nosotros. ¡Y vaya si lo vivimos!

La cena de Madrugadores que celebramos el viernes, así llamada porque a ella acuden los que quieren empezar a vivir Mamuts lo más temprano posible, se llena enseguida de anécdotas de ediciones anteriores, inicios de nuevas amistades y, este año, las primeras pistas para los juegos y aventuras del sábado. Todo ello, naturalmente, acompañado de una buena cena, servida este año por el excelente equipo del Restaurante El Figón.

El campamento tiene cada año más tiendas, y aunque a esto quizá ayudó el que este año se anunciaba un tiempo excelente, demuestra que a muchos de nosotros nos gusta celebrar este tipo de eventos lo más tradicionalmente posible, evitando el tradicional hotel (también disponible para los que lo estéis considerando para el año que viene) por el hecho de estar un rato más al lado de la hoguera con las historias y las charletas. He de decir que nos sentimos orgullosos de lo respetuosos que siguen siendo nuestros Mamuts, edición tras edición, con el descanso de los demás; que no se escuchaba un sonido más alto que otro durante las noches.

El sábado las actividades empezaron pronto, y a las 10 ya estaban muchos desayunados, vestidos y preparados para salir a Buscar el Tesoro, a recorrer la ruta off-road de la Gimkhana y a demostrar sus dotes de navegación con Roadbook; y a disfrutar, con estas estupendas “excusas”, de sus motos y de descubrir las zonas y sitios nuevos que cada año buscamos para vosotros. Fermín, Bruja y Tesho este año se lucieron organizando las rutas de off y on-road respectivamente, Y Jesús le puso las cosas difíciles a los buscadores de tesoros.

El sábado es, también, el momento en que nos visitan todos aquellos amigos que quieren ver un poquito de qué va la cosa o, como la tropa de Angeles Verdes o Chele y su familia, de La Leyenda Continúa, se acercan para mostrarnos su apoyo y acompañarnos el rato que pueden. ¡Gracias por la visita, chicos! Siempre es bueno ver a buena gente como vosotros 🙂

Y como los niños en los que nos convertimos cada vez que nos subimos a nuestras motos, costó un buen rato reunirlos a todos para comer, que nadie parecía querer dejar de rodar para comer. Pero al final la tripa puede y nos juntamos de nuevo en El Figón, donde Leti parecía que tenía 3 o 4 gemelas de lo rápido que iba de mesa en mesa sirviendo platos.

Por la tarde volvimos a los juegos, ya tradicionales en Mamuts, incluyendo la carrera de lentos. Pero la guinda la pusieron de nuevo las motos eléctricas. Xabier, de XRMotos nos trajo el nuevo modelo de Zero, la SR-D, para que la probásemos a placer. ¡Esa moto es una pasada!

Tan a gustito estábamos junto a la hoguera compartiendo las aventuras del día que rápidamente organizamos una barbacoa improvisada (qué buena carne tienen en la zona, ¿eh?) que Jesús nos amenizó con un Trivial Motero mientras Tesho mostraba sus dotes de Chef de campo. Al final acabamos tanto con las carnes como con las preguntas, la gran mayoría correctamente respondidas. Para el año que viene habrá q subir mas aún el nivel 😉

Después llegó el reparto de premios a los ganadores de las pruebas. Hemos de reconocer que este año estuvo bien reñida la cosa, pero todos los ganadores merecieron ampliamnte los regalos de nuestros patrocinadores. Gracias especiales a BMW Motorrad Movilnorte, KTM Spain, Triumph Madrid, Catalunya Roadbook, Motocan, XRMotos, MotorADN.com, Rally Navigator, El ayuntamiento de Ayllón y los chicos del Grupo Motero Sierra de Ayllon.

La charla y las cervecitas junto a la lumbre se extendieron hasta bien entrada la noche, que ninguno queríamos dar el día por terminado.

Una vez energizados con el Desayuno Motero, la recogida del domingo fue tan rápida y completa que (y esto queremos trasladároslo con nuestro agradecimiento a todos los Mamuts de este año) desde el ayuntamiento nos han mandado felicitaciones por dejarlo todo tan limpio y recogido.

Con todo ello ya tenemos ideas para la siguiente edición, que ya estamos empezando a preparar, que nos quedamos con ganas de mucho mas este año.

¡Os esperamos en la siguiente edición de Mamuts!

 

Como siempre, tenéis el reportaje completo en enfoqueatres.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *