¿Qué hacer si te metes en un lío con la nieve?

Esto no es un tutorial para pilotar la moto en nieve sino un breve relato de 

… “cómo salir de donde no debería haberme metido”…

Haciendo una de las prospecciones, el año pasado, me metí en un lío. Salía de Rascafría, dirección Cotos, para pasar por Navacerrada de camino a casa, terminada la ruta. Y empezó a nevar… 

Ya habían caído un par de nevadas leves a lo largo de la ruta por lo que no le di importancia y seguí. Y aquí el primer error y consejo: Si subiendo un puerto de montaña empieza a nevar, ¡da la vuelta! Según sigues subiendo va a ser peor. 

En menos tiempo del que se pensaría, la carretera se cubrió de blanco. Seguía a un coche, por lo que me metí en su rodada… hasta que los propios coches tuvieron que detenerse. Al intentar dar la vuelta con ellos me di cuenta del lío en que me había metido. Hiciera lo que hiciese, mis ruedas de carretera resbalaban.

Lo único sensato era dar la vuelta

Ahora bien. y aquí empiezan los consejos, ¿cómo lo hacemos?:  

Temperatura, la clave
Este es el momento en que debería haberme dado la vuelta…

1.- Bájate de la moto: En esa situación no es posible bajar montado en la moto. Cualquier resbalón dará con ella (y contigo) por el suelo. Bájate, apaga el motor y prepárate, vas a tener que empujar la moto.

2.- Pata de cabra: Una vez con los pies en tierra, procura minimizar los riesgos de caída de la moto… lo que se pueda. Bajando la pata de cabra tienes al menos un punto de apoyo en tu lado, que te ayudará con el peso si se resbala hacia tu lado. Intenta inclinarla sobre ti mismo un poco para que eso sea lo mas probable en caso de resbalón.

3.- ¡Frenar desde atrás!: Empujando la moto no es posible acceder al freno trasero y el freno delantero solo hará que tu rueda delantera resbale y de con ambos en el suelo. El remedio: (con la moto apagada, lógicamente) mete primera y utiliza el control del embrague para frenar la rueda trasera.

A partir de aquí, depende de donde te encuentres tendrás opciones: buscar refugio y pasar la noche, llegar a donde acabe la nieve y puedas volver a subirte a la moto (y buscar ruta alternativa a casa, claro) o, si das con algún conductor de grúa atrevido, pedir que te auxilien.

La mejor opción, prevención: ¡mira el tiempo antes de salir!

 

Aunque… a veces, las señales son muuucho mas claras:

Cuando es el camino el que te guia..... y te protege...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *